mayo 17, 2006

El 'mofletes' cumple 50 años


El popular camión de bomberos celebra sus bodas de oro sin plan alguno para su conservación YOLANDA DE LUIS/AVILÉS

Reproducimos el articulo publicado en LaVoz de Avilés

Marca: Pegaso.Motor: gasolina que luego fue cambiado por otro de gasoil.Equipo: cuenta con cuatro mangueras de 70 milímetros de diámetro y ocho de 45 milímetros.Cabina: dispone de espacio para el chófer, capataz y ocho bomberos sentados, pudiendose ampliar si se usa la escalerilla de servicio situada en la parte trasera.

Una pieza casi única, de coleccionista. Así califican los expertos al camión de bomberos Pegaso que se encuentra prácticamente en el olvido en el parque de Divina Pastora. El lunes cumplió cincuenta años de su llegada a la ciudad y lo ha celebrado solo y sin ningún plan del consistorio para acometer la reparación necesaria que lo vuelva a convertir en un elemento de referencia en momentos como el de la Cabalgata de Reyes, cuando desfilaba por el centro de la villa para deleite de los más pequeños.

El 15 de mayo de 1956 llegaba a Avilés el nuevo camión cuba, montado sobre chasis de Pegaso. Significaba la modernización del parque de bomberos, situado entonces en la cárcel vieja, en una ciudad que comenzaba también una transformación urbana importante con la llegada de Ensidesa.Pegaso había iniciado años atrás la fabricación de este tipo de vehículos que por la peculiar forma de la cabina se llamaron popularmente 'mofletes' y así se conoció rápidamente en Avilés al camión adquirido por el Ayuntamiento para los bomberos municipales.


Este apelativo cariñoso le quedó con el paso del tiempo y así permanece en el recuerdo de los adultos de hoy, niños en los ochenta que disfrutaban viendo este vehículo por las calles de la ciudad.En España, en la actualidad podría quedar sólo otro vehículo similar en un museo barcelonés. Como él sólo se construyeron siete unidades, como se señala en el libro de Manuel Lage 'Hispano-suiza/Pegaso. Un siglo de camiones y autobuses', editado en el año 1992.


En esta obra se apunta que al camión se le podía aplicar distintas cajas, «destacó la carrocería autobomba contra incendio, de la que se realizaron siete unidades, magistralmente diseñada en concepto monovolumen con la propia cabina y siguiendo sus líneas originales.

Uno de estos vehículos sigue prestando servicio en el Ayuntamiento de Avilés».DiferenteEste vehículo tenía elementos tan destacados como el hecho de que tenía el volante a la derecha. Aunque se podría pensar que esto se debería a una posible fabricación en Gran Bretaña, esto no fue así puesto que el 'mofletes' provenía de los talleres que tenía en Barcelona ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones Sociedad Anónima).

La verdadera razón, según se explica por Lage en su libro, es que se seguía la filosofía italiana de la época por la que los camiones no tenían que adelantar en carretera.La peculiaridad de este camión avilesino hizo que Modeltrans, un fabricante asturiano de miniaturas de camiones y autobuses de los años cincuenta y sesenta, lo escogiera como modelo junto a un autobús también de esta marca de la empresa Hernández que comenzó a operar en Avilés en el año 1965.

Los antiguos modelos de Pegaso (deportivos, camiones y autobuses) se han convertido en piezas de coleccionista, especialmente los de una producción reducida como fue el caso del vehículo avilesino, por lo que se pagan por ellos sumas de dinero muy importantes.

El camión de bomberos que llegó al parque situado en la cárcel vieja tenía un motor de gasolina con una potencia de 110 caballos que le permitía alcanzar una velocidad de 72 kilómetros por hora. Años más tarde el camión viajó con el equipo de bomberos al nuevo parque que se creó en El Arbolón, para entonces se le había cambiado en los talleres de Remasal por uno de gasoil, también marca Pegaso con una potencia de 125 caballos y que permitía lograr una velocidad de 98 kilómetros por hora. En los años noventa llegó al parque de bomberos construido en Divina Pastora, todavía rodando con normalidad.

Años más tarde, comienzan sus 'achaques' y cuando llega el momento de transferir la actividad de extinción de incendios al servicio del 112 del Principado, el Ayuntamiento opta por quedarse con esta pequeña reliquia.Ahora, está aparcado y averiado. Sus frenos no responden y, de momento, no hay proyecto alguno para su reparación.

Los bomberos arrancan su motor, pero no se mueve de donde se encuentra para tristeza de este cincuentenario camión y de aquellos que lo recuerdan con especial cariño por formar parte de su memoria de la infancia.


Más Información
Pegaso en Avilés
Automóviles y camiones Pegaso

1 comentario:

Juanra dijo...

En "Pegaso que estas en los cielos..." ya nos hemos puesto manos a la obra tambien. Enhorabuena por la iniciativa!