diciembre 18, 2006

A todo gas

DFombona, Rodríguez y VillamilN cierran un año triunfal en el que Avilés, Llanes, Príncipe, Fito y Santo Emiliano destacaron por su buena organización.

04/12/2006 MANOLO CALLEJA


Foto:LUIS MANUEL REYES

La temporada automovilística asturiana llegó a su fin. Ya es historia, pero un año más el Principado cuenta con un nuevo título que faltaba en el palmarés de los pilotos asturianos, que prácticamente ya lo han ganado todo en las modalidades más seguidas por los aficionados. El gijonés José Antonio Fombona, con su espectacular Audi A4 ST, logró el Campeonato de España de Montaña. Se trata del resultado más importante a lo largo del presente año, al margen, desde luego, del segundo título de Fernando Alonso en la F-1. Otro veterano piloto con título esta temporada, en este caso internacional, es Luis Villamil. El naviego ganó la Alfa Cup en Italia y completa así un palmarés que en Asturias sólo supera Alonso.

El automovilismo asturiano sigue teniendo una gran trascendencia en el panorama nacional. Así lo acreditan sus tres rallys puntuables para el Campeonato de España, Avilés, Príncipe y Llanes, y dos carreras de montaña, Santo Emiliano y Fito, esta última valedera además para el Campeonato de Europa. En este sentido, los miles de aficionados que siguen este deporte pueden sentirse satisfechos y orgullosos, al igual que las empresas e instituciones que lo apoyan, del nivel que existe en Asturias.

En cuanto a los pilotos, en lo que a rallys se refiere, el honor lo salvó el piloto de Candás Alejandro Rodríguez, que logró el triunfo en la Copa Citroën C2 en su primer año en el Campeonato de España, secundado en el segundo puesto por el también asturiano Carlos Márquez. Alberto Hevia, con un Peugeot 206, era el único piloto oficial presente en el campeonato. Con un vehículo inferior al Citroen C2 del equipo Imex-Laca, pilotado por el catalán Dani Solá, a la postre campeón de España, nada pudo hacer por revalidar el título que consiguiera hace dos años.

En su afán por anteponer sus virtudes como piloto a las prestaciones del vehículo, Hevia tuvo dos salidas de carreteras (Canarias y Vigo), con lo que se esfumaron las opciones de intentar luchar por el título. Además, no pudo participar ni en Orense ni en Avilés al no disponer Peugeot de otro vehículo mientras reparaban el accidentado. Así las cosas, al margen de las actuaciones de Sergio Fombona con el Mitsubishi, especialmente en Avilés y Príncipe, lo más destacado a lo largo de la temporada ha sido la progresión de Alejandro Rodríguez, que sorprendía a propios y extraños en su primer año en el nacional. Por su parte, Esteban Vallín, con un exiguo presupuesto y aunque lo intentó hasta la última carrera, nada pudo hacer por intentar ganar el Desafío Peugeot, pese que contó con opciones mediada la temporada.

En montaña, José Antonio Fombona veía cómo por fin se proclamaba campeón de España después de acariciar durante las últimas campañas tan preciado título. Había quedado tercero, subcampeón y en esta ocasión se alzaba con el entorchado. No lo tuvo fácil el veterano piloto, ya que sus más directos rivales, como el catalán Javier Riera, con un BMW M3, le ponían las cosas muy difíciles en cada carrera.

Avanzada la temporada entró en escena el piloto donostiarra Andrés Vilariño, pluricampeón europeo, que se convirtió en un rival de lujo.

Por lo que respecta a los pilotos con más futuro, Javi Villa afrontó el año como un período de aprendizaje en la GP2, la antesala de la F-1, dentro del equipo Racing Engineering. El piloto de Colunga tenía la misión de familiarizarse tanto con el equipo como con el coche. Y lo que es más importante, con el trazado de los circuitos, sin la presión de tener que intentar alcanzar buenos resultados. Su patrón Alfonso de Orleans lo tiene bajo su tutela para los próximos años. En cualquier caso Villa deberá de demostrar su valía la próxima temporada, en la que deberá estar entre los mejores. Entre tanto, el joven Bruno Méndez, con sólo 16 años y con un gran porvenir, llegará a la F-3 si logra reunir el presupuesto necesario para correr en el mismo equipo de Villa.

Más información

Luis Villamil: ?La Federación ha contribuido poco al auge del automovilismo en España?


Fuente::Coches 4x4.net (15/11/2006)


Metódico, luchador incansable, sincero, fiel a su gente y a sus amigos. Así es este asturiano de Navia, que se ha impuesto con paso firme en uno de los campeonatos monomarca más prestigiosos del circuito europeo: Alfa GTA Cup

Popular tanto en España como en Italia, Villamil comparte protagonismo en su tierra con Fernando Alonso. En su casco siempre hay un lugar para la nostalgia como el dibujo del elefante Jumbo en referencia al popular y desaparecido hipermercado madrileño, que siempre le ayudó en sus comienzos. Un logotipo que convive con el trébol de cuatro hojas en referencia al símbolo de Alfa Romeo con el que ha corrido en sus 21 años.
Casado y padre de dos hijos éstas fueron las reflexiones de las que nos hizo partícipes el laureado piloto asturiano.

Texto: Bienvenido Alcántara

Pregunta.- Tras el objetivo cumplido de la victoria en la GTA Cup ¿qué nuevos retos te planteas?
Respuesta: De momento, a día de hoy no hay reto porque todavía no hay programa. Desde luego, si Alfa Romeo hace algún programa espero estar en él y a partir de ahí hablaremos de un nuevo reto. Cada vez me lo están poniendo más complicado, aunque trataré de seguir manteniendo el listón alto.

P.- ¿Cuáles han sido las claves de tu victoria?
R.- Han habido varias claves: primera, la posibilidad de trabajar un segundo año consecutivo con el equipo para obtener resultados más regulares. Segunda, el hecho de empezar con una buena dinámica de competición tras comenzar ganando la primera carrera. Y tercera, la ausencia de problemas en el coche, que junto a la inestimable ayuda de Antonio Chacón, sobre todo en las tres últimas carreras ha permitido traer el título a España.

P.-. ¿Qué tiene la GTA Cup que la hace diferente de cualquier competición monomarca?
R.- La posibilidad de acomodar el chasis a tu gusto, ya que disponemos de un coche muy profesional tanto para la puesta a punto como para la gestión del mismo. De tal manera, que permite hacer una tarea extraordinaria en la puesta a punto del coche, aunque se trate de una competición monomarca.

P.- ¿Cuál crees que es el mal endémico de la competición en España?
R.- Los estamentos de poder del deporte como son la Federación Española de Automovilismo o el Consejo Superior de Deportes han contribuido poco o nada a esta situación que vivimos. Una situación que viene dada por un incremento económico del país y por una serie de promotores como Jesús Pareja y Jaime Alguersuari que han sido muy valientes.

P.- El próximo año Alfa Romeo regresa al Mundial de Turismos. ¿Te ves embaucado en este proyecto?
R.- Supongo que no porque cuando se piensa mirando el carné de identidad y pone que tienes 51 años, normalmente no te cogen. De todas maneras, el que Alfa Romeo regrese al Mundial es un rumor que si se confirma y suponiendo que tuviera un hueco en el Mundial, nunca me echaría para atrás.

P.-¿Cómo ves como piloto hacer la GTA Cup con un diesel?
Lo único que no te da un diesel es la sensación de estirar en cuanto a conducta deportiva que da un gasolina a la salida de la curva. Aunque los tiempos y las prestaciones las da igual, por lo tanto es cuestión de habituarse.

P.- Desde tu alianza con Alfa Romeo hace 21 años has dado a la marca nada menos que cinco títulos. ¿Cuáles han sido los momentos más amargos de tu carrera?
R.- Que Luis Pérez Sala no ganara la Alfasud Sprint cuando yo iba primero y pinché en 1983 fue un momento agridulce porque el Jarama estaba lleno y había una máxima ilusión de cara a la victoria. Por otro lado, cuando me bajé del Fórmula 3 para hacer el Europeo de Turismos con un coche semioficial con el apoyo de Campsa, que luego no fue tal. También fue un momento triste, cuando se acabó el Campeonato de España de Turismos.

P.- ¿Qué proyecto te has quedado con ganas de hacer?
R.- Cuando gané con Alfa Romeo el Campeonato de España en 1995 de Superturismos, me hubiera gustado salir con la marca italiana a un campeonato extranjero, pero Alfa se retiró y me quedé con las ganas de haber vivido un paso de esas características.


Más información