marzo 17, 2007

San Priapo de Vergara


Traemos este articulo dada la polemica creada en torno al tema, algo que me recuerda a las Vulpes y Carlos Tena, hace ya veinte años. Lo publicamos dentro del principio de recoger en esta página todas las opiniones, si bien, Arbeyu no se hace necesariamente responsable de las opiniones de sus colaboradores.


Yo no se si JAM Montero, pensó en que la ola de su obra Sanctorum sería tan tardía. En 1997 cuando estaba fotografiando aquellos cuerpos desnudos, pensaría que el reflujo de sus gracietas eróticas sobre los íconos del catolicismo, le alcanzaría en vida.

Pero si le alcanzó. José Antonio Montero, casi siete años después de haberse atrevido a jugar, erótica y artísticamente con la imagen de los santos, ha recibido un aluvión de atención mediática, con lo que los priapos de este país estamos de fiesta.

Años llevamos en la marginalidad, sometidos por los largos tentáculos de la Iglesia, pero hoy este destape, es para los erotómanos, motivo de alegría y de orgullo, es ocasión para vindicar el derecho a normalizar nuestra vida sexual, como una actividad natural de la humanidad, no como un pecado, una anormalidad o un escándalo.

La Iglesia, el PP y la derecha española, que no es lo mismo, pero es igual, echan chispas y bufan. Claman al cielo, se rasgan las vestiduras de su traje de fariseo y piden nuestro exterminio. Cómo es posible, que con el dinero de todos, se financie este arte de JAM Montoya, obsceno y pornográfico que ofende a los católicos profundamente.

Luego viene aquello de que este país es mayoritariamente católico, pero es que me cuentan a mí que estoy bautizado y creo que no lo fui nunca. Leo esto en la prensa, mientras yazgo de cúbito supino, estoy en plena orgía rodeado de cuerpos desnudos de santas y arcángeles.

Aparto muslos, genitales, pechos y alguna aureola, me asomo por la ventana del catafalco y apartando el velo de la cortina, les pregunto. Cómo es posible, que con el dinero de todos se financien equipos de fútbol, fundaciones como FAES procesiones de Semana Santa y conventos. Pero es que eso no ofende a nadie, me responde sor codicia, y las fotos de JAM Montoya, sí.

Claro a usted no le ofende que se despilfarre el erario público, en pagar estaciones de radio como la COPE, órgano de difusión del episcopado católico, que ofende porque le dá la gana. Donde cada mañana se insulta al presidente, a todo el gobierno y a la madre del cordero. A otros les ofenden que se destinen dineros de las arcas públicas en procesiones de semana santa, ofende y fustiga, pero en bien de la convivencia callamos, porque eso es convivir, condescender.

Pero eso de condescender lo entienden mal los del PP, y arengan esta carnavalada bufa, de la moralidad de la bragueta aplicada al arte. Según ellos el arte no puede usar el desnudo en actos carnales, lo puede usar si es un cadáver moribundo, como el de Jesús en su crucifijo. Su cadáver desnudo es decente, aunque se le vean las partes, la muerte le da rigor, pero la alegría sexual del erotismo ofende a dios, que me lo contó él personalmente.

En realidad no es el sexo lo que les mortifica, es la posibilidad remota de que sus santos hagan actos sexuales. Es la misma política del avestruz, la que usaron en los casos de acoso sexual en los seminarios y en los colegios religiosos. Hombres y mujeres de la iglesia, quieren tapar el sol con el dedo del silencio, con la complicidad silenciosa, pero la pederastia campea por sus seminarios y orfelinatos. Y hacer un acto sexual con un menor eso sí es un delito. Pero ponerle un pene erecto a un modelo, disfrazado de la guisa de un Jesús de calendario, a mi no me parece una falta de respeto hacia los católicos.

Primero porque probablemente JAM Montoya, esté bautizado y por lo tanto es un católico, que hasta que sea excomulgado o expulsado, está en sus plenos derechos de miembro de la iglesia. Segundo porque en la Biblia, en la parte del nuevo testamento, Jesús no dijo nada de la sexualidad, ni dijo que no la practicase, por lo que resulta poco creíble, que si considerase al sexo un pecado tan nefando, no lo mencionase por lo menos una vez.

Y dijera algo así como: Será más fácil que pase un camello, por el ojo de una aguja, que entre al reino de los cielos, un sodomita, a no ser que antes se haga papa.
La risa, como ya postuló Humberto Eco en su novela El nombre de la Rosa, es el peor enemigo de la iglesia católica.

Mientras que para los salafistas, lo son las caricaturas del profeta, para los católicos es la risa. El catolicismo sienta sus bases en el miedo al infierno, en el miedo a vivir la sexualidad, en el miedo a ser felices aquí y ahora, porque eso le quita interés a la gran vida, que nos espera en el más allá. El miedo es el gran negocio católico, si tu consigues que un tonto le tenga miedo a su propio pene, te obedecerá siempre. Pero el miedo desaparece cuando el objeto temido es causa de chistes, de mofa y de risa.

La risa destruye el miedo y por lo tanto el respeto, y los católicos prefieren ser temidos que amados. Y claro, para poder dar carta de validez a sus pobres argumentos teológicos e históricos, esgrimen sus particulares estadísticas. Dicen aquello de que en España somos una inmensa mayoría los que profesamos esta religión. Por eso las iglesias están vacías y ya no hay curas. Aunque el vaticano está estudiando sacar seminarios con Stock Options. Porque no sacará el PP los chistes que se cuentan en la calle sobre los amores de Jesús y la Magdalena, o de los apóstoles, ellos solitos en el desierto.

La respuesta es porque no se pagan con nuestros impuestos. Y eso a mi lejos de ofenderme, me llena de orgullo, que mis impuestos trabajen y en vez de subvencionar tanto arte convencional, que al menos se apoye algo revolucionario, rompedor y cachondo.


JAM Montoya es una autor que en la línea de otros como Jeff Koons, o la mexicana Rocio Boliver, reinterpretan la sexualidad o la atraen al mundo del arte. Nadie, ni el poderoso Vaticano, pueden dar marcha atrás al tiempo y los logros, y uno de esos es el derecho a reírnos con el sexo de nuestros santos, no tienen vuelta atrás, gracias a dios.

Yo recomiendo a los lectores conocer la obra de este artista trasgresor como pocos, escatológico, erotómano, pero un excelente retratista de la condición humana, que no puede renunciar a su sexualidad, rica, ya no oculta y nunca más indecente


Serikame

http://www.jam-montoya.es

No hay comentarios: