mayo 10, 2009

Cronicas de Beli: Internet

¿Os habéis parado a pensar la felicidad que os ha proporcionado internet?

Si me preguntan qué es lo mejor que me ha pasado en los últimos diez años (familia y amigos aparte), contestaría sin duda que internet, me ha dado tanta felicidad, cultura, me ha saciado y abierto tanto la curiosidad.

El haber nacido en el siglo xx, que no es precisamente uno de los que más tenga que enorgullecerse el hombre, ha sido un acontecimiento maravilloso gracias a la técnica. El hijo de Othón dice que frente a las incertidumbres que existen ahora sobre las fuentes de energía, la superpoblación, etc., la técnica nos salvará. Estoy de acuerdo. La técnica nos ha dado las mayores (y casi únicas) alegrías del siglo: la luz eléctrica, la lavadora (más importante para la "liberación" de la mujer que mil manifestaciones), el cine, la televisión, la fotografía, los coches, los aviones, el agua caliente, los periódicos, las revistas, el teléfono... todo maravilloso, todo técnica. Intentad pensar en algo muy importante para nuestra vida cotidiana que no tengamos que agradecer a la técnica. Los políticos cambian cosas muy pequeñas, comparadas con las que cambia una buena cocina de gas. Lo que declaran las Constituciones no hemos conseguido llevarlo a la práctica (libertad, igualdad), el hambre está aumentando, la corrupción se asienta en países como el nuestro, cayó el muro, pero se alzaron los terroristas... sin embargo, tenemos la inmensa suerte de haber conocido la cibernética y que haya entrado en nuestras casas.

Recuerdo como si fuera hoy un viernes por la noche en mi casa, cenando con mis amigas Elena y Maribel. Elena trabaja en Telefónica. Me contó que había un sistema para comunicarse por ordenador con otros ordenadores. Yo ya entonces utilizaba ordenador en mi trabajo, pero ¿comunicarme con otro? Lo habían inventado la NASA, o la CIA, y lo habían hecho público. Entonces no había buscadores, pero ya me pareció magia, tan sugerente como Las mil y una noches, más atractivo que El dorado, más increíble que la Utopía. Y existía. Después fue aún mejor, todo el mundo se puso como loco a introducir datos en internet. ¿Os dais cuenta de todo lo que hay dentro en tan solo unos 15 años? Hemos vuelto al concepto de obra colectiva de la Edad Media, la cultura es muchas veces anónima. ¿Quién ha escrito muchos de los chistes, powerpoint y demás cosas que nos mandamos encantados? ¿Quién las enciclopedias de aves, peces, plantas que consulto? ¿Quién ha descargado los videos de Paco Ibáñez, las conversaciones con Cortázar o Borges en A fondo con Joaquín Soler Serrano? Ya no tengo que ver lo que me pongan en la tele, hay cosas más interesantes en la Red. ¿Y Wikipedia? ¿No es el sueño de Alfonso X el Sabio, Alejandro en su biblioteca de Alejandría, y tantos otros? Millones de personas escribiendo de lo que más saben o más les gusta, gratis, con una generosidad pasmosa, en pleno siglo egoísta. Sí, claro que hay sinvergüenzas, pero internet ha sacado lo mejor de nosotros, parecía que lo estábamos esperando. Como decía Bécquer "¡cuántas veces el genio/ así duerme en el fondo del alma / y una voz como Lázaro espera / que le diga "levántate y anda". No sé de dónde ha surgido la voz, pero nos hemos levantado y tecleado.

¿Os imagináis el mundo sin internet? ¿Os recordáis a vosotros mismos antes de?

A alguien habrá que agradecer el haber vivido para verlo. ¡Y lo que nos queda!


No hay comentarios: